Monitor de seguridad | Marzo 2023

Fecha de publicación: 3/2023

El Estado de derecho, la paz de la República, la libertad y los derechos humanos de los habitantes están definidos como intereses nacionales vitales para el desarrollo, crecimiento y bienestar de la población. La política de defensa nacional de Uruguay reconoce que el terrorismo, el crimen organizado -que aglomera al narcotráfico, el contrabando, la trata de personas y el tráfico de armas- y los ciberataques constituyen amenazas para la concreción de los objetivos de defensa alineados a los intereses mencionados.

La proliferación de estas amenazas tiene como consecuencia el aumento de la violencia y la corrupción, que socaban la integridad institucional de los estados y acrecienta la desconfianza de los ciudadanos.

Existe numerosa literatura que demuestra el impacto negativo que tiene la inseguridad en sus múltiples dimensiones sobre el crecimiento económico, el desarrollo de los individuos y la sociedad en su conjunto. A pesar de que Uruguay es el país latinoamericano mejor ubicado en el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, está expuesto a vulnerabilidades que pueden afectar negativamente la imagen internacional del país.

Por esta razón, CERES elaborará regularmente un reporte de seguridad con el objetivo de monitorear los hechos y tendencias más importantes en esta materia para contribuir a su comprensión y así tener un ojo puesto sobre un tema de altísima sensibilidad para las decisiones de inversión, claves para el desarrollo del país.

Descargar archivo completo

Nuevos escáneres en el puerto y pasos fronterizos son estratégicos en la lucha contra el narcotráfico

Puerto de Montevideo | ANP

A pesar de ser una excepción a nivel latinoamericano, Uruguay está expuesto a vulnerabilidades de seguridad que pueden afectar negativamente su imagen internacional. Por este motivo, CERES analizará regularmente los hechos más relevantes sobre un tema de altísima sensibilidad para las decisiones de inversión, claves para el desarrollo del país.

La adquisición de tres escáneres para reforzar los controles contra el narcotráfico en el puerto de Montevideo y pasos fronterizos, luego de sortear observaciones administrativas, es una decisión consistente con las políticas de seguridad del país contra un flagelo nocivo para la economía y el desenvolvimiento de la sociedad.

Uruguay no está ajeno a la advertencia de Democracy Index 2022, a cargo de The Economist Intelligence Unit, de que “la región es un centro mundial para los cárteles transnacionales de la droga, que representan una amenaza importante para la democracia”.

El avance de estos grupos delincuenciales representa un enorme desafío para Uruguay, por más que en dicho indicador el país sea considerado una democracia plena y, por ello, se ubique en el primer lugar de la región y en el puesto número 11 a nivel mundial.

El aumento de las incautaciones de droga en el país es una señal de que el narcotráfico es una realidad constatable, y que el puerto de Montevideo sea un lugar de interés para grupos de narcotraficantes que intentan introducir drogas en mercados europeos. También supone un reto para los pasos fronterizos, particularmente en la frontera seca de 320 kilómetros entre Brasil y Uruguay.

En siete operaciones entre setiembre de 2019 y marzo de 2021, se decomisaron en el puerto de Montevideo más de 15 toneladas de cocaína. Los datos de 2022 confirman una curva ascendente de las incautaciones. 

En ese contexto se enmarca la decisión del Poder Ejecutivo de reiterar el gasto para la compra de tres escáneres por parte de la Dirección Nacional de Aduanas (dna), una adquisición observada por el Tribunal de Cuentas. Se trata de dos dispositivos móviles para instalar en el puerto de Montevideo y otro itinerante para realizar controles en el resto del país, además del mantenimiento y la construcción de un centro de verificación que incluye un software de interpretación de imágenes. El nuevo equipamiento estará operativo en 2024.

El proceso fue observado dos veces por el Tribunal de Cuentas (tcr), la última en el mes de enero, cuando luego de una primera objeción el Ministerio de Economía pidió al organismo revisar la primera decisión, aprobada en octubre de 2022. El tcr observó la adjudicación con los votos de los tres ministros que designó la oposición y la presidenta, Susana Díaz, mientras que los tres representantes del Poder Ejecutivo votaron en contra. El argumento fue que se incumplió el artículo 48 del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera, que establece que la redacción del pliego de la licitación “deberá ser consistente, evitar la duplicación de requisitos y prevenir la existencia de indefiniciones, contradicciones y cláusulas ambiguas”.

La ministra de Economía, Azucena Arbeleche, solicitó ser recibida en forma conjunta por las Comisiones de Hacienda del Senado y de Diputados, en donde resaltó que no existió ningún informe jurídico en contra de dicha licitación.

Actualmente la dna puede escanear en el puerto un 6% de la carga total, con un dispositivo de más de 10 años de antigüedad y que no está disponible las 24 horas del día.

En el 2022 se movilizaron en el puerto de Montevideo 1.084.812 teus (unidad equivalente a la capacidad de carga de un contenedor estándar de 20 pies), una cifra que consolida su posición como uno de las 20 terminales marítimas de América Latina y el Caribe en carga de contenedores.

Con la mayor cantidad de escáneres se podría analizar hasta el 70% de la carga, dijo el director nacional de Aduanas, Jaime Borgiani, aunque estima que, en promedio, la fiscalización de los contenedores llegaría a 20% o 25%.

Es imprescindible que el país pueda prevenir y combatir las amenazas trasnacionales, así como establecer controles y otras medidas de seguridad para minimizar los efectos de un fenómeno de escala mundial.

El pasado 13 de marzo, la ministra Arbeleche aseguró que la administración de Luis Lacalle Pou está comprometida con la lucha contra el narcotráfico y consideró fundamental las tareas de control en puertos y pasos fronterizos.

Como demostración de la preocupación oficial por el tema, mencionó cambios en las políticas de control que a su juicio contribuyen a mejorar la eficiencia en las incautaciones de droga.

Puerto de Montevideo | ANP

Más controles en la región

También otros países del Mercosur refuerzan el equipamiento para perfeccionar los controles en contra de las drogas. Es el caso de la aduana paraguaya que, sobre fines del año pasado, inauguró un centro de escaneo en la localidad de Villeta, una ciudad portuaria a orillas del río Paraguay, con la finalidad de controlar la carga que sale con destino a Europa, en el marco de un proyecto que se prevé totalmente operativo el próximo mes con la puesta en marcha de otros diez escáneres.

En Argentina, se verifica un avance del narcotráfico como refleja la gravedad de la violencia en la ciudad de Rosario, un lugar estratégico del país y muy difícil de supervisar por su integración a un sistema portuario formado por casi 30 terminales marítimas. Allí se ha desencadenado una lucha entre bandas por el control del tráfico de drogas.

La Dirección General de Aduanas del vecino país -que cuenta con 24 escáneres-, como parte del combate a los delitos de narcotráfico, dispuso el escaneo a todas las barcazas que llegan de Paraguay y utilicen el canal de la hidrovía Paraguay-Paraná para el envío de mercadería a Europa o África.

En Rosario, Argentina, se ha desencadenado una lucha entre bandas por el control del tráfico de drogas.

En enero pasado, en el paso de Concordia – Salto se incautó en los ejes de los remolques de camiones, 267 kilos de cocaína de máxima pureza, según la aduana argentina. Desde esta oficina se informó que la mayoría de estos vehículos salieron de Paraguay con destino a Uruguay.

Es claro que las bandas de narcotraficantes trazan las rutas del delito en función del grado de eficiencia de seguridad en los puertos marítimos, lo que podría explicar el mayor protagonismo de Uruguay.

Compartir con